top of page
Buscar

Intermediación Laboral – Tercerización



La intermediación laboral y la tercerización son conceptos relacionados con la contratación de personal y la gestión de recursos humanos en una empresa. Aunque están conectados, tienen diferencias clave en su enfoque y aplicación. Aquí te explico ambos conceptos:

Intermediación Laboral:

La intermediación laboral, también conocida como "trabajo temporal" o "agencia de empleo", se refiere a la práctica de contratar trabajadores a través de una agencia de intermediación. Estas agencias se encargan de reclutar, seleccionar y proveer trabajadores a otras empresas para cubrir necesidades temporales o específicas. Algunos aspectos clave son:

  1. Función de la Agencia: La agencia de intermediación actúa como empleador formal de los trabajadores, quienes son contratados para prestar servicios en otras empresas cliente.

  2. Flexibilidad: La intermediación laboral ofrece flexibilidad a las empresas cliente, ya que pueden contratar personal para períodos cortos de tiempo o para proyectos específicos.

  3. Contrato Temporal: Los trabajadores contratados a través de intermediación laboral suelen tener contratos temporales con la agencia, que es responsable de gestionar sus condiciones laborales y pagos.

  4. Beneficios para los Trabajadores: Los trabajadores temporales pueden adquirir experiencia en diferentes industrias y empresas, además de recibir beneficios de la agencia de intermediación.

  5. Desventajas: Puede haber cierta inestabilidad laboral para los trabajadores temporales debido a la naturaleza temporal de los contratos.

Tercerización:

La tercerización, también conocida como "outsourcing", implica la contratación de una empresa externa para llevar a cabo ciertas funciones o actividades que normalmente serían realizadas internamente. Esto puede incluir actividades no centrales para el negocio, como la administración de nóminas, el soporte técnico, la contabilidad, entre otros. Algunos aspectos clave son:

  1. Especialización: La tercerización permite que las empresas externalicen tareas en las que no son especialistas, lo que puede aumentar la eficiencia y la calidad en esas áreas.

  2. Foco en el Core Business: Al externalizar tareas no centrales, las empresas pueden concentrarse en sus actividades principales y estratégicas.

  3. Costos: La tercerización puede ser más rentable ya que elimina la necesidad de contratar personal adicional y mantener infraestructura para ciertas funciones.

  4. Riesgos: La tercerización puede llevar a la pérdida de control sobre ciertas actividades y la dependencia de proveedores externos.

  5. Selección de Proveedores: Es importante seleccionar proveedores confiables y calificados para garantizar la calidad y la confidencialidad.

  6. Contratos Claros: Los contratos de tercerización deben establecer claramente los términos, expectativas, responsabilidades y niveles de servicio.

Tanto la intermediación laboral como la tercerización tienen ventajas y desventajas. La elección entre ambas depende de las necesidades específicas de la empresa y las regulaciones laborales de cada país. Las decisiones deben tomarse considerando factores económicos, operativos y éticos.


1 visualización
bottom of page